Atrapado en el taladro

(31 de julio de 1995, Christchurch, Nueva Zelanda) Un fabricante de hielo puede parecer inocuo, pero cuando es lo suficientemente grande como para entrar, por ejemplo, en uno que suministra hielo a los barcos de pesca, puede ser tan peligroso que se requieren procedimientos de seguridad y dispositivos a prueba de fallos. Así que fue una sorpresa cuando los empleados de la planta procesadora de pescado oyeron gritos que salían del interior de la gigantesca máquina de hacer hielo.

Un empleado había estado operando la máquina cuando el flujo de hielo se atascó. Se restringió el acceso a la cámara del sinfín de alimentación de la máquina y se capacita a los empleados para que nunca entren a la cámara mientras el sinfín de alimentación está en funcionamiento. Sería bastante fácil ignorar las señales de advertencia, pero es difícil eludir otra característica de seguridad: el tornillo sinfín no funcionará a menos que el operador mantenga presionado un pedal fuera de la cámara. Quita el pie del pedal y la máquina se apaga.

No había manera de que el operador pudiera hacer funcionar el sinfín y también entrar en la cámara. O eso parecía, pero un empleado emprendedor encontró la manera. Puso una pesada pieza de metal en el pedal para mantener la barrena en marcha mientras entraba en la cámara para despejar el atasco de hielo. Fue atrapado por el sinfín giratorio y arrastrado inevitablemente, y fatalmente, a la máquina de hielo.

Irónicamente, el empleado había ayudado a negociar un contrato laboral que estipulaba que los trabajadores debían seguir escrupulosamente todos los procedimientos de seguridad y cumplir con las reglas de operación de la compañía.

Comenta qué te ha parecido esta historia