Cuidado que pincha

¡Antlers Ahoy!

(1985, Montana) Dos lugareños decidieron aumentar sus ingresos transportando ilegalmente cuernos de alce fuera del Parque Yellowstone. Los cuernos se venden a $7 la libra, y un juego grande puede pesar treinta libras, haciendo de su robo una empresa lucrativa.

Los dos hombres, con el símbolo del dólar en los ojos, pensaron largo y tendido sobre la mejor manera de sacar la mayor cantidad de cuernos del parque sin ser observados. Los autos eran demasiado arriesgados porque había un puesto de control del guarda en las carreteras. Las mochilas no podían llevar lo suficiente para que valiera la pena. Decidieron usar una barca de goma.

Estos dos empresarios decidieron llevar la balsa en un viaje nocturno por el río Gardiner, que sale de Yellowstone y atraviesa la ciudad de Gardiner, para minimizar la posibilidad de ser vistos.

Después de cargar la balsa hasta el punto de estallido con cuernos puntiagudos, los hombres se alejaron y comenzaron su viaje. Era el final de la primavera, así que el río, peligroso en todas las estaciones, ahora tenía el doble del flujo normal de agua. No habían ido muy lejos antes de llegar a algunos rápidos traicioneros, y los cuernos rebotando perforaron la balsa.

Privados de transporte, los hombres tuvieron que valerse por sí mismos contra la corriente. Uno de los ladrones de cuernos nadó hasta la orilla, caminó por la carretera y llegó a la ciudad en coche. El otro no tuvo tanta suerte. Una semana después flotó en una playa utilizada por los bañistas locales.

Comenta qué te ha parecido esta historia