Fumar mata, de muchas formas diferentes

(31 de octubre de 1998, Canadá) Para Halloween de este año, un hombre canadiense vestido de momia se envolvió de pies a cabeza en un bate de algodón esponjoso. El algodón fue pegado con cinta adhesiva en las muñecas y los tobillos, y guantes blancos y zapatos para correr completaron su conjunto. Mientras la momia esperaba que su novia se vistiera para las fotos, encendió un cigarrillo sin cuidado… y el algodón esponjoso se convirtió en llamas.

La razón de los trajes ignífugos se hizo evidente.

Los bomberos llegaron en cuestión de minutos, pero el disfraz de momia ya estaba reducido a cenizas, hasta el mono de trabajo blanco que había debajo. El hombre repetía:

«Es culpa mía»

Fue llevado al Hospital Soldier’s Memorial con quemaduras de segundo y tercer grado, donde murió a la mañana siguiente.

Comenta qué te ha parecido esta historia