La muerte de Drácula

Un estudiante universitario se disfrazó de Drácula para Halloween. Como toque final, se puso una tabla de pino en la parte delantera de su camisa para poder «realistamente» hundir un cuchillo en la tabla y fingir que estaba traspasado por una estaca asesina de vampiros. No consideró la fuerza de la delgada tabla de pino cuando golpeó el cuchillo con un martillo.

Propulsado por la fuerza del martillo, la afilada hoja partió la blanda madera y se enterró en su corazón. Salió tambaleándose de su dormitorio hacia la fiesta de Halloween, jadeando, «¡Lo he hecho de verdad!»

Comenta qué te ha parecido esta historia