Roba una furgoneta y sale mal

(01 de marzo de 1998) Randy Nestor, de 28 años, era un ladrón de autos bien conocido. Cuando los coches robados se sobrecalentaban, no sólo los abandonaba, sino que les prendía fuego. Al incendiar los coches, decía que ayudaba a los propietarios a cobrar el seguro de sus vehículos. Este hábito criminal se convirtió en su perdición. Después de una carrera de 10 años de robo, Randy murió quemado en Pittsburgh, Pensilvania, en una camioneta a la que había prendido fuego desde adentro. No se había dado cuenta de que la manija de la puerta del lado del conductor estaba rota. Unos amigos intentaron liberarlo, pero la puerta estaba cerrada. Su cuerpo quemado fue encontrado dentro de la furgoneta el domingo

Comenta qué te ha parecido esta historia