Se dispara en los testículos mientras escondía droga en el culo

(25 de Mayo 2019, Wenatchee, Washington)

Un premio Darwin a un esterilizado. Ha quedado en nuestra lista de Premios Darwin Vivientes 😂 Tras sobrevivir a un disparo, sus genes no podrán pasar de generación ya que… ha quedado sin posibilidad de reproducirse.

Este delincuente convicto se disparó accidentalmente en los testículos mientras tenía drogas escondidas en el ano. Dice la policía y los fiscales del estado de Washington.

Cameron Jeffrey Wilson, se dispara en los testículos

Cameron Jeffrey Wilson, de 27 años, se vio obligado a buscar tratamiento en un hospital de la ciudad de Wenatchee después de que la pistola que tenía en el bolsillo delantero se le disparara en la zona inguinal. Se le acusa de intentar ocultar el arma tras el violento percance.

Un globo lleno de marihuana fue visto caer de su ano mientras los médicos operaban su herida de bala. Según el Wenatchee World News.

La policía llamó al hospital para investigar el inusual disparo del 5 de abril. Registró el coche de Wilson y descubrió una bolsa con metanfetamina dentro de los pantalones vaqueros manchados de sangre que llevaba mientras se disparó. Afirmaron las autoridades del condado de Chelán.

Ese mismo mes, la policía registró a Wilson al desnudo en el Centro de Justicia Regional del Condado de Chelan debido a su arresto por cargos de drogas. Durante el registro, un segundo globo lleno de marihuana se le escapó del ano.

Después de haber estado condenado en la cárcel, el 18 de abril, llamó a su novia para decirle que guardara silencio sobre el tiroteo accidental y sus secuelas. Las autoridades grabaron la llamada. Wilson le dijo a su novia que escondiera la pistola en casa de un amigo.

Está detenido bajo fianza de 110.000 dólares y comparecerá ante el tribunal el 18 de junio.

 

Puedes leer también esta entrada similar ocurrida en 2017 en Argentina 😊

Un premio Darwin por pelotas

 

 

Un premio Darwin por pelotas

(Abril 2017, Argentina)

«Castigo divino»

dijo el juez, al decidir no encarcelar a un hombre que se disparó en los testículos mientras llevaba un arma ilegal en la cintura. El hombre perdió sus «joyas de la corona», es decir, sus testículos además de su trabajo como guardia de seguridad, y se enfrentó a años de prisión hasta que el tribunal dictaminó que ya había sido castigado por una autoridad superior. ¿Hablamos del Karma?

Se reportó en dos  de los más importantes periódicos de Argentina, Clarín y La Nación. Aquí no citaremos el nombre de este Ganador del un Premio Darwin Viviente. Los puestos de trabajo son escasos en la ciudad de Buenos Aires, y la pistola Colt de calibre 45 no registrada le fue entregada como parte de su trabajo de seguridad, creando una tragedia dentro de una tragedia.

Hombre se corta su propio pene

Alan Hall, de 48 años, fue encontrado colapsado en el césped delantero de la casa de su hermano en Fairfield el 5 de diciembre, 8 horas después de que su pene había sido cortado en la base. Los paramédicos se apresuraron a trasladar a Hall al Centro Médico North Bay, donde los cirujanos no tuvieron éxito en sus intentos de volver a unir su órgano cortado.
Hall culpó de la mutilación a una mujer llamada Brenda, a quien conoció en una gasolinera local la noche anterior. Llevó a Brenda a su remolque, estacionó en la entrada de la casa de su hermano en Fairfield y tuvo relaciones sexuales. Alrededor de las 3 de la madrugada, la mujer mencionó la venganza y le cortó el pene con un cuchillo de aficionado afilado como una navaja de afeitar, luego huyó del remolque a pie. Los detalles del ataque eran superficiales, y la policía no estaba segura de por qué Hall no podía defenderse. El teniente de la policía de Fairfield, William Gresham, dijo que Hall puede haber consumido drogas.

Siguió una acalorada cacería de Brenda. Se la describió como una mujer blanca de 42 años de edad, de 1’70 metros y 61 kg, vestida con una blusa blanca, chaqueta azul marino y pantalones azules, y posiblemente conduciendo una camioneta Ford F350 marrón.

Mientras tanto, después de ser dado de alta del hospital el lunes, Hall se fue en una camioneta enganchada a su remolque y desapareció. Los detectives estaban ansiosos por entrevistarlo de nuevo, pero no pudieron localizarlo debido a su estilo de vida transitorio.

Empezaron a surgir detalles más intrigantes.

Hall fue arrestado durante la década de 1970 por posesión de drogas y conducción bajo los efectos del alcohol. En 1982 fue arrestado por sacar a su hija fuera del estado. Las pruebas psicológicas sugirieron que sufrió un trauma mental permanente mientras servía en la Marina de los EE.UU. en Vietnam, causando desmayos y alcoholismo. Su ex-esposa lo describió como una persona que disfrutaba haciendo viajes en su casa rodante.

En 1983 Hall fue condenado por homicidio voluntario de una mujer de 23 años de edad de Suisun City, encontrada estrangulada en un auto estacionado en un restaurante local de Denny’s el 17 de febrero. Hall confesó el asesinato, diciendo que ella se burló de su incapacidad para lograr una erección cuando él trató de tener sexo con ella. Su declaración fue declarada inadmisible debido a técnicas inadecuadas de interrogatorio policial, y los fiscales acordaron dejar que Hall se declarara culpable de homicidio voluntario. Cumplió la mitad de una condena de seis años de prisión.

La policía especuló que la mujer que le cortó el pene pudo haber estado llevando a cabo una venganza de 14 años por el asesinato de su amiga. Pero la verdad era aún más extraña.

Cuando Hall fue finalmente localizado y entrevistado el jueves, admitió que se cortó su propio pene. Un analizador de estrés de voz indicó que estaba diciendo la verdad. «En este momento, no hay evidencia de que haya ocurrido un crimen», dijo el teniente de la policía William Gresham en un comunicado de prensa. «El caso está siendo reclasificado como un reporte de persona herida.» Hall puede enfrentar cargos de delito menor por presentar un informe policial falso.

Irónicamente, Alan Hall trabaja como instalador de tuberías, según los registros de la corte.

Mayak, ☢️ la catástrofe de radiación y un Premio Darwin 🚨

Premio Darwin - Esterilizado quedó estéril (castrado) por radiación tras una absurda y total estupidez

(10 de diciembre de 1968, Mayak, Rusia)

La planta de reprocesamiento de combustible de Mayak se construyó a mediados de 1940. Esta planta nuclear está ubicada en Rusia, donde tiene lugar este Premio Darwin. El objetivo principal de la planta era la fabricación, refinamiento y procesado de plutonio para su uso en armas. Había 5 edificios con 5 reactores nucleares en toda la planta.

Un físico se encontró con este Premio Darwin mientras leía sobre accidentes nucleares. El centro de procesamiento de combustible nuclear de Mayak estaba experimentando con técnicas de purificación de plutonio. El informe afirma que «decidieron improvisar utilizando un recipiente de forma inadecuada para almacenar temporalmente una solución orgánica de plutonio». En otras palabras, estaban vertiendo plutonio líquido en materiales que no eran nada seguros. ¡Y no podían decir que era por falta de supervisión!

La radiación en Mayak

Premio Darwin - Esterilizado quedó estéril (castrado) por radiación tras una absurda y total estupidezAños atrás ya había ocurrido una de las catástrofes más grandes de todas las centrales nucleares en Mayak. Las condiciones laborales y controles de seguridad deberían haber sido mejorado pero, finalmente, no fue así.

«Al parecer era una combinación de solución orgánica y acuosa» (por los restos espesos del depósito de aspecto al azúcar quemado)

Dos operadores de planta de Mayak, instruidos por el supervisor usaron una instalación improvisada para decantar la solución orgánica de plutonio concentrado (así de color marrón oscuro). El supervisor encargado se marchó para dedicarse a otras tareas. Durante el segundo llenado de la botella, se extrajo una mezcla de solución acuosa y orgánica. Como resultado, los operadores dejaron de llenar la botella.

Mayak ya había conocido otra tragedia en 1957

Uno le pidió al supervisor más instrucciones y se le dijo que continuara decantando la solución. Este operador lo vertió en el recipiente de 60 litros por segunda vez. Después de que la mayor parte de la solución había sido decantada el operador vio un destello de luz y sintió un golpe de calor. Asustado, dejó caer la botella, bajó corriendo las escaleras y salió de la habitación.

El plutonio estaba demasiado concentrado, ¡y había comenzado accidentalmente una reacción nuclear en cadena en Mayak! Las alarmas de la central sonaron y todos fueron evacuados. Hasta ese momento no hubieron consecuencias fatales, pero un segundo momento caótico, mientras todo el mundo estaba a salvo bajo tierra, estaba a punto de suceder…

Lo que ocurre cuando un tonto trata de hacerse el listo

El encargado insistió en que el supervisor de control de radiación de la planta nuclear de Mayak le permitiera entrar al área de trabajo. El supervisor de control de radiación se resistió, pero finalmente acompañó al supervisor de turno de regreso al edificio. A medida que se acercaban a la sala del sótano donde había ocurrido el accidente, los niveles de radiación continuaban aumentando. El supervisor de control de radiación prohibió al encargado proceder. A pesar de la prohibición, engañó al supervisor de control de radiación y entró en la sala.

Así que, con las cosas más o menos bajo control, el que debería haber estado al cargo engaña al supervisor de control de radiación y entra en la sala llena de plutonio.

«Las siguientes acciones no fueron observadas por nadie. Sin embargo, había pruebas de que intentó verter el plutonio en un desagüe del suelo. Sus acciones causaron una tercera emisión en cadena, más grande que las dos primeras, activando el sistema de alarma en todos los edificios».

La reacción en cadena de Mayak y los daños de la radiación

¡El estúpido encargado procedió a desencadenar una reacción nuclear en cadena en Mayak aún mayor! Cubierto de la solución orgánica de plutonio, regresó inmediatamente al túnel subterráneo.

Debido a la radiación quedó totalmente estéril el resto de su vida. Lamentablemente, murió meses después del accidente en Rusia. Aunque no podía quejarse, pudo sobrevivir a recibir cuatro veces la dosis de radiación máxima.

Afortunadamente, todos los demás sobrevivieron a este accidente en Mayak, Rusia.

Una peligrosa decisión

Intenta acabar con un mapache y queda estéril de por vida.

(27 de marzo de 1981, Indiana)

Una tarde de marzo, Bruce se despertó a los pies de un poste en el bosque, con su perro dormido a su lado y un crujiente mapache muerto cerca. Bruce se alarmó al descubrir severas quemaduras en sus antebrazos, manos y genitales, que finalmente fueron amputados.

¿Qué ha pasado? Los detalles salieron a la luz en la corte, cuando Bruce demandó a la compañía de servicios públicos por sacarlo de la reserva de genes.

Había estado cazando mapaches cuando su perro detectó el olor y persiguió a un mapache por un poste de electricidad. El mapache posado sobre un aislante de vidrio. Bruce estaba preparado para tal evento. Puso sus fieles enganches de escalada de acero a sus botas, y subió por el poste…

Intenta acabar con un mapache y queda estéril de por vida.

El tribunal determinó que Bruce contribuyó negligentemente, declarando sucintamente:

«Está claro que, al trepar por el poste, abofetear y chillar al mapache, agitándolo cuando estaba peligrosamente cerca de cables cargados, Bruce debería haber apreciado el peligro que finalmente le sucedió».

Por tanto, añadimos un premio Darwin a esterilizados más.

La erección fatal

Los médicos advierten sobre un nuevo método peligroso de abuso de cocaína: inyectarse la droga directamente en el tracto urinario. Médicos del  Hospital Cornell de New York reportaron el caso de un hombre de 34 años que sufrió un sangrado severo bajo la piel después de bombear de cocaína a su uretra. Esto llevó a complicaciones que destruyeron su pene, nueve dedos y partes de sus piernas. «Llenan un gotero o una jeringa con una solución de cocaína y se la inyectan en el pene», dijo el Dr. Samuel Perry, profesor de psiquiatría clínica.

El hombre se había inyectado cocaína antes de la relación sexual en un esfuerzo por mejorar el rendimiento sexual. Fue ingresado en el hospital porque su pene había permanecido erecto durante tres días, lo que provocó una dolorosa incapacidad para orinar. El término médico para una erección prolongada es «priapismo». En su tercer día en el hospital, la erección del hombre disminuyó repentinamente. Durante las siguientes 12 horas, la sangre se filtró a los tejidos de sus pies, manos, genitales, espalda y pecho. La coagulación sanguínea causó la muerte de tejidos sobre grandes áreas del cuerpo del paciente y fue transferido a la unidad de quemaduras del Hospital.

Los médicos se vieron obligados a amputar las piernas del hombre por encima de la rodilla y todos menos uno de sus dedos para detener la propagación de la gangrena. El pene del paciente se cayó solo. El hombre se recuperó en un centro de rehabilitación.

Los hombres que se inyectan cocaína en el pene dicen que les da un subidón sexual. Los expertos en tratamiento del uso indebido de drogas han informado anteriormente del consumo externo de cocaína como estimulante sexual. Tanto hombres como mujeres frotan polvo de cocaína sobre la superficie de los órganos genitales en un esfuerzo por detener la eyaculación precoz o mejorar las sensaciones sexuales.

«Reportamos este caso para alertar a los médicos sobre este nuevo método de abuso de cocaína y para describir sus raras y no reportadas complicaciones», concluyeron los médicos.

Este caso de 1993 nos demuestra cómo,  antes de existir la viagra, algunos utilizaban cocaína para mantener la erección, llegando a quedarse sin miembro como en este caso.