Las selfies se nos van de las manos

(25 de marzo de 2017, México) De pie sobre una camioneta en una pista de aterrizaje de un aeropuerto, nuestras ganadoras del doble premio Darwin son Nitzia y Clarissa, quienes eligieron un lugar lamentable para hacerse una selfie con su móvil. Corral, de 18 años, y Miranda, de 17, estaban asistiendo a carreras de caballos que se celebraban en una pista adyacente al aeródromo. Según el Diario de Chihuahua, el ruido de las carreras y el deseo de una nueva foto de perfil en sus redes sociales distrajo a las jóvenes. No oyeron el motor del avión que descendía, y el ala del pequeño avión las golpeó y las mató instantáneamente.

 


El incidente ocurrió en Chínipas, Chíhuahua, en el norte de México, cerca de la frontera con Estados Unidos.

Los archivos de los Premios Darwin están repletos de testimonios que demuestran la trágica verdad del peligro que supone distraerse con los teléfonos móviles en ciertas situaciones de la vida.